martes, 20 de noviembre de 2012

¿Qué es esa cosa llamada Etnografía?

La etnografía es definida como un método para construir conocimiento sobre el significado de lo que las personas hacen. Ha sido un recurso de la investigación antropológica para el estudio de los “otros”, es decir aquellos que no pertenecen a la civilización occidental, buscando encontrar en ellas la lógica interna (relativismo cultural). Pero a finales del siglo XX se ha iniciado una crítica a la tradición etnográfica.

La etnografía es un recurso que permite documentar la vida de los individuos marginados por la sociedad, esto gracias a que en su ejecución implica el desarrollo de lazos de confianza entre el investigador y las personas que proporcionan la información. La premisa es que la confianza no se logra automáticamente, sino que requiere que el investigador permanezca un tiempo en el espacio social que estudia. Lograda la confianza es más probable que la información proporcionada por los informantes sea más seria y reflexiva. Por lo anterior, los etnógrafos viven en las comunidades que estudian y cultivan vínculos estrechos de larga duración con las persona que describen, involucrándose íntimamente con quienes estudian.

Los riesgos que se tienen con este método radican en:

1. Debido a que la antropología funcionalista demanda orden y comunidad en los proyectos de estudio, se tiende a evitar abordar temas tabúes.

2. La construcción de lazos de confianza es muy probable que el etnógrafo tenga una autocensura, omitiendo las dinámicas que considere “negativas”.

3. La antropología tradicional demanda un análisis comprensivo desprovisto de toda mirada crítica.

4. La figura del “yo”. Refiriéndose al investigador, que tradicionalmente se ha asumido que es alguien que no “existe” en el espacio observado. Pero realmente está presente, ya que es el que decide que se observa y que no, que información se toma y cual se desecha, cual se presenta y cual no.

5. La figura del “otro”. Aquí se corren dos riesgos: el primero se refiera a ver como exótico al que se observa. Y la segunda es que el proceso de investigación debe de afectar lo menos posible al “otro”.

Dentro de los recursos que se utilizan en la realización de una etnografía se encuentran: la de participar en las actividades como un actor más y las entrevistas. La entrevista etnográfica se caracteriza por ser dialógica implicando con ello que el conocimiento es construido a partir de una interacción humana y no una extracción de información por parte del investigador.

Fuentes:

Bourgois, Philippe, 2010 (1995), “Introducción”, en “En busca de respeto. Vendiendo crack en Harlem”, Siglo XXI, pp. 31-48.

Scheper-Hughes, Nancy, 1997, “Introducción”, en “La muerte sin llanto. Violencia y vida cotidiana en Brasil”, Ariel, Barcelona, pp. 13-40.